Muere José María Romero de Tejada, fiscal superior de Cataluña

Muere José María Romero de Tejada, fiscal superior de Cataluña

El fiscal superior de Cataluña, José María Romero de Tejada, ha muerto este lunes, según ha confirmado el ministro de Justicia, Rafael Catalá, a los 69 años de edad: «Mi afecto para su familia y sus compañeros. Una gran pérdida para la justicia y la fiscalía». El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, también ha expresado hoy su «sentimiento y pesar» por el fallecimiento de Romero de Tejada, a quien ha descrito como «un notable servidor público».

Romero de Tejada, que estudio Derecho en la Universitat de Barcelona (UB), sustituyó en el cargo a Martín Rodríguez Sol en el año 2013 después de que el primero manifestara en público su apoyo a la consulta ilegal que el Ejecutivo de Artur Mas organizó para el día 9 de noviembre de 2014. Fue él quien presentó, por orden del entonces fiscal general del Estado Eduardo Torres-Dulce, la querella que llevó a juicio por desobediencia al expresident, a Joana Ortega y a Irene Rigau.

Fuentes fiscales han informado a Efe de que Romero de Tejada padecía leucemia, enfermedad que se había complicado en los últimos días con una neumonía. [Perfil: Romero de Tejada, el fiscal que se querelló contra el Govern catalán y la Mesa del Parlament].

El fiscal superior de Cataluña, José María Romero de Tejada, ordenó, a finales del mes de septiembre, al por entonces mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, que precintara los centros designados como colegios electorales para evitar la votación del 1-O.

Trapero esquivó la orden al señalar que precintar los colegios electorales de cara al 1-O, cumpliendo así con la instrucción, podría poner en riesgo el orden público.

En esa misma instrucción, Romero de Tejada ordenó a Trapero que los Mossos se personaran en los centros educativos o administrativos que harían las funciones de colegio electoral en la consulta del 1 de octubre, suspendido por el Constitucional, para identificar también a sus responsables y tomarles declaración como testigos.

La Fiscalía Superior de Cataluña fue también la responsable de que el Ministerio del Interior, a través de la Secretaría de Estado de Seguridad, asumiera la coordinación de todo el operativo policial para impedir la celebración del 1-O.