PP, PSOE y PNV aprueban la Ley del Cupo Vasco con el ataque de C’s y los barones socialistas

PP, PSOE y PNV aprueban la Ley del Cupo Vasco con el ataque de C’s y los barones socialistas

El debate sobre la aprobación del cupo -el importe que el País Vasco abona al Estado por las competencias no cedidas- y el nuevo cálculo del concierto -ajustes de recaudación- para el quinquenio 2017 a 2021 ha provocado un fuerte enfretamiento en el Congreso entre el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el presidente de Ciudadanos,Albert Rivera. Pese a ello, y como estaba previsto, ha sido aprobado con los votos a favor de PP, PSOE, Podemos, ERC, PDECat y PNV (294 votos). Sólo Ciudadanos y Compromís han votado en contra (36 votos).

La presentación de una enmienda de totalidad por parte de Ciudadanos contra ambos proyectos de ley ha provocado un duro cara a cara entre Montoro y Rivera, que acabado con un grave cruce de acusaciones entre ambos. El ministro popular ha llegado a acusar a Rivera de «llevar al enfrentamiento entre los españoles» en paralelismo con el expresidente de la Generalitat Carles Puidgdemont, por hacer énfasis en el agravio comparativo entre las distintas comunidades autónomas. «No trabajamos para eso. Vaya forma de favorecer el entendimiento en esta cámara», le ha recriminado, después de que el presidente de Ciudadanos calificara el cupo como un «amaño político».

«Lleva a crear agravios donde no debe haberlos y a obstaculizar un clima de estabilidad política que necesitamos para asentar la recuperación económica», ha abundado su aviso. Montoro ha asegurado que ni el concierto ni el cupo suponen «ningún tipo de privilegio ni discrimación ni monedas de cambio sino de respeto a la pluralidad» y ha recordado que se encuentra recogido en la Constitución junto con la foralidad.

Dadas las fuertes críticas que el partido naranja y los barones del PSOE vienen lanzando los últimos días contra el cupo vasco, Montoro se ha esforzado por desbrozar, cifra a cifra, cómo se llega al cálculo final del cupo para hacer hincapié en la idea de que el acuerdo no se basa en ningún amaño político, como le ha acusado Rivera, sino estrictamente en criterios técnicos.

«Establece unas reglas acordadas entre las administraciones y proporciona estabilidad política y económica que es absolutamente necesaria para afianzar la situación económica que está viviendo España», ha destacado. Así, ha recordado que el acuerdo es fruto del diálogo y de la negociación entre el Estado y el gobierno vasco y «termina con las discrepancias y la incertidumbre existentes desde el 2007 sobre las cuantías del cupo».

Montoro también ha querido sacar pecho de la «gran relevancia política y económica» del mismo, poniendo el énfasis en que los nuevos textos regularizan las relaciones financieras y «las nutren de estabilidad durante los próximos cinco años. Es bueno para PNV y para España», ha zanjado.