Barcelona vestirá su Navidad de amarillo para pedir la libertad de los encarcelados por el 1-O

Barcelona vestirá su Navidad de amarillo para pedir la libertad de los encarcelados por el 1-O

La Comisión de Presidencia del Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado este miércoles iluminar fachadas públicas y fuentes de color amarillo para reclamar la libertad de los miembros del Govern cesado encarcelados y de los presidentes de ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

La propuesta también incluye hacer referencia a este asunto en el acto para encender las luces de Navidad -el 23 de noviembre en La Rambla-, y se ha aprobado a propuesta del grupo Demòcrata y con el apoyo de ERC y BComú; la abstención de la CUP -que comparte las razones pero no esta acción-, y el rechazo de PSC, Cs y PP.

Según el portavoz del grupo Demòcrata, Jaume Ciurana, Barcelona debe dar un paso para visibilizar la «mezcla de indignación, solidaridad y consternación» que asegura que sienten los ciudadanos por los encarcelamientos, y ha confiado en que se encuentre la articulación técnica para hacer posible esta medida.

El teniente de alcalde de Derechos de Ciudadanía, Jaume Asens, apoya la propuesta porque considera que cuenta con el consenso ciudadano suficiente, y ha asegurado que trabajarán para buscar las formas técnicas más adecuadas para preparar esta iluminación.

Por su parte, Àngeles Esteller (PP) pidió conmemorar el día de la Constitución del 8 de diciembre, a lo que el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, respondió que si se hiciera algo especial sería colocar un crespón negro, porque «hay un partido que ha vulnerado y dinamitado todos los elementos garantistas de la Constitución y sólo ha hecho incidencia en los elementos más autoritarios, que ha sido el PP».