La propaganda separatista usa como plataforma Rusia y Venezuela

La propaganda separatista usa como plataforma Rusia y Venezuela

El Gobierno español puso ayer sobre la mesa del Consejo de Ministros europeos de Exteriores y Defensa los indicios que ha recolectado sobre la intervención de elementos subversivos que actúan desde territorio ruso o venezolano y que tienen como objetivo desestabilizar a la UE aprovechando acontecimientos como la crisis constitucional en Cataluña.

Los dos ministros no se atrevieron a mencionar abiertamente al régimen ruso, pero abriendo este debate lo han dejado claramente enfocado hacia un país cuyo principal interés estratégico es debilitar a la UE.

Tanto la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, como el de Exteriores, Alfonso Dastis, hablaron ayer a sus colegas de los hechos que se han constatado hasta ahora y que apuntan a la existencia de una auténtica ciberofensiva dirigida deliberadamente a enturbiar la situación en España.

La intervención de los ministros españoles no se debe solamente al hecho de que han sido los acontecimientos en Cataluña lo que ha convertido a la información sobre España en el blanco de esos ataques, sino porque precisamente estaba en el orden del día de la reunión y ya estaba previsto hablar de comunicación estratégica europea, lucha contra la propaganda y desinformación.

Cospedal explicó que España tiene constancia de que partes de esa actividad «vienen de territorio ruso y algunas otras también, por cierto, repicadas de territorio venezolano. Eso es lo que sabemos a día de hoy».

Según la ministra, «estamos en fase de análisis y de prospectiva y en este momento aún no se puede determinar cuáles son las entidades (implicadas), porque no se puede decir con total certeza que sea el Gobierno ruso».