La UCV colabora en la sensibilización y formación de los voluntarios para la pastoral penitenciaria del Arzobispado

La UCV colabora en la sensibilización y formación de los voluntarios para la pastoral penitenciaria del Arzobispado

Víctor Aguado, director del Secretariado de Pastoral Penitenciaria del Arzobispado de Valencia (SEPVAL), ha ofrecido como clave a los voluntarios que quieren colaborar en esta pastoral, que “nunca pregunten a las personas privadas de libertad por qué están en prisión para evitar los prejuicios, pues valen mucho más que los delitos que han cometido”.

Aguado ha presentado el curso de sensibilización y formación de voluntariado en Pastoral Penitenciaria que ha organizado SEPVAL junto al Grado en Criminología de la Facultad de Derecho( UCV) con la colaboración de la Escuela de Voluntariado y Acción Social de la Universidad Católica de Valencia (UCV), dirigido principalmente a los alumnos de Criminología, Derecho y Educación Social de esta universidad.

Así, a lo largo de cuatro sesiones, que se celebrarán los próximos viernes de noviembre, profesores de la UCV, profesionales del Centro Penitenciario de Valencia, abogados y voluntarios analizarán el funcionamiento del sistema penitenciario, los aspectos jurídicos y los efectos psicológicos que produce la cárcel de cara a la futura reinserción. Esta última faceta “nos preocupa tanto y más como la actuación directa en la cárcel: cómo ayudarles a volver a formar parte de una sociedad que no los acepta”, ha expresado Aguado.

En este sentido, el director de SEPVAL ha incidido en la necesidad de que los participantes, “no juzguen ni condenen a quienes ya han sido juzgados y condenados. Son personas que una vez perdieron su dignidad y hay que ayudarles a que la recuperen, puesto que son imagen y semejanza de Dios”, ha subrayado.

En esta sensibilización social ha puesto también el acento Silvia Sempere, coordinadora del grado en Criminología de la UCV, que ha detallado que las jornadas incidirán en “la importancia del valor de la libertad, en los colectivos más vulnerables, en la importancia de la humanización de las prisiones y en los daños personales, familiares y profesionales que supone para los encarcelados el paso por prisión”.

La primera sesión ha contado con la participación de Mª Ángeles Benito, directora de la Escuela de Voluntariado y Acción Social de la UCV; Pablo Brotons, técnico de Acción Social de la UCV; Raúl Valencia, capellán y responsable del Hogar Scala; y Mariano Moragues, consiliario de la Pastoral y responsable del Hogar Claver, quienes han detallado la labor de voluntariado en este ámbito.

La segunda sesión se celebrará el 10 de noviembre, donde se analizará el sistema penitenciario español, su funcionamiento interno, la normativa y el trabajo de los agentes de estas instituciones, en un encuentro en el que usuarios de tercer grado compartirán sus experiencias. Intervendrán Cesar Chávez, letrado de SEPVAL; Jaime Villén, subdirector de seguridad del Establecimiento Penitenciario “Antoni Asunción Hernández”; y Francisco Peñarrocha, coordinador de programas del voluntariado de dicha institución.

El 17 de noviembre se celebrará la tercera sesión, centrada en la familia y en algunos colectivos requeridos de especial atención con mayor incidencia en el sistema penitenciario nacional, como son los drogodependientes y las personas con enfermedades mentales. Participarán Ramón Cánovas, director emérito de Instituciones Penitenciarias; Raquel Boix, letrada y coordinadora del Área Jurídica del SEPVAL y Manuel Escolano,Responsable Inspección Farmacéutica.

Finalmente, el 24 de noviembre, el sacerdote Mariano Moragues, la psicóloga María Aliga y el profesor de la UCV, Enrique Burguete, analizarán el papel del área religiosa en las prisiones, el régimen abierto, los daños personales, familiares y sociales que siguen al encarcelamiento y el valor de la libertad.

SECRETARIADO DIOCESANO DE PASTORAL PENITENCIA

El secretariado diocesano de pastoral penitenciaria organiza en colaboración con los capellanes de la prisión misas en el centro penitenciario de Picassent así como ofrece apoyo psicológico y espiritual a los presos y sus familias. Además, organiza fuera de prisión actividades de tiempo libre para reclusos que cuentan con permisos especiales y dispensa ayuda material.

Asimismo, el arzobispado ofrece a través de SEPVAL, en colaboración con el Ministerio del Interior, pisos de acogida y reinserción social de hombres y mujeres internos en tercer grado, que pernoctan en estos hogares y durante el día trabajan o reciben formación y atención personal y psicológica en el Punto de Orientación Penitenciaria (POP). El Arzobispado también gestiona el Piso Claver, junto con los jesuitas, y el Hogar Scala, de los redentoristas.