Prisión incondicional para Oriol Junqueras y siete exconsejeros de la Generalitat

Prisión incondicional para Oriol Junqueras y siete exconsejeros de la Generalitat

Prisión sin ninguna condición que pueda evitarlo ya. La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha acordado el ingreso en prisión preventiva de Oriol Junqueras y otros siete exconsejeros del Gobierno catalán para que no entorpezcan la investigación por rebelión. La magistrada ha decidido el encarcelamiento preventivo de los ocho gobernantes catalanes cesados a petición de la Fiscalía, que considera que todos ellos alentaron una insurrección para empujar hacia la independencia de Cataluña por vías ilegales.

Para el exconsejero Santi Vila, quien abandonó el govern el día antes de la declaración de independencia, la magistrada ha acordado prisión eludible con fianza de 50.000 euros. Vila planea ahora liderar al PDECat en las elecciones autonómicas del 21 de diciembre con un programa más moderado, alejado del enfrentamiento con el Estado.

La juez ha accedido así a la petición de la Fiscalía, que también había dado un tratamiento diferenciado a Vila, que esta mañana se presentó con su propio abogado y, a diferencia de los demás, respondió a las preguntas del Ministerio Público.

La Fiscalía les atribuye a todos un delito de rebelión, castigado con hasta veinticinco años de prisión si se comete sin armas, por declarar la independencia de una parte del territorio de España por métodos ilegales. En caso de que los tribunales no aprecien esta acusación los fiscales proponen imputarles sedición, y además uno de malversación.

Junqueras, el número dos del Govern depuesto de Carles Puigdemont, madrugó para llegar al tribunal a las 08.10 horas de la mañana, en solitario, y cerrará el día en prisión. Puigdemont y otros cuatro exconsejeros investigados plantaron a la justicia y se quedaron huidos en Bélgica.

Los diputados del PDECat y ERC que han arropado a los demás a la llegada al tribunal también han dejado claro su discrepancia con él y no le han apoyado, como a todos los demás. A sus pasos no les acompañaron ni aplausos ni vítores.