S&P no sube la calificación de España por el riesgo separatista

S&P no sube la calificación de España por el riesgo separatista

La agencia de «rating» Standard and Poor’s decidió ayer no elevar y mantener la nota soberana de la deuda española en «BBB+» con perspectiva positiva. De esta forma, S&P posterga la subida de la nota. El principal riesgo que observa la agencia es la tensión entre el Gobierno y Cataluña, que «comienza a pesar en la confianza empresarial y en la inversión, y que podría debilitar las perspectivas de crecimiento de España» desgrana S&P. La agencia avisa de que podría empeorar la perspectiva de España «si la tensión entre el Gobierno central y la Generalitat escala y comienza a afectar» a la economía.

El principal riesgo que observa la agencia es la tensión entre el Gobierno y Cataluña, que «comienza a pesar en la confianza empresarial y en la inversión, y que podría debilitar las perspectivas de crecimiento de España» desgrana S&P.

El impacto del 1-O salpica todo el informe de la agencia de rating que, pese a todo, no concede credibilidad a la secesión. «Anticipamos que Cataluña seguirá siendo parte de España», sostiene la firma, que también subraya que pese a los «crecientes» riesgos políticos, la inestabilidad no se ha trasladado a los indicadores macroeconómicos. «La situación actual no afecta a nuestra perspectiva positiva en la calificación a largo plazo», subraya. Es decir, si no se sube la nota, no es solo por las tensiones en la región.

S&P elevó la perspectiva de estable a positiva el pasado mes de marzo, señalando entonces que no preveían una salida de Cataluña de España y no creían que contagiara el temor a los inversores. De hecho, que este escenario no cambiara era uno de los requisitos que la agencia ponía para subir en el futuro la nota a España.