Los colegios españoles luchan contra la obesidad infantil

Los colegios españoles luchan contra la obesidad infantil

Acabar con la obesidad infantil. Ese es el objetivo de los colegios e institutos españoles que, con el inicio del curso escolar, han decidido vaciar sus máquinas expendedoras de bollería industrial para sustituirlos por fruta fresca y comida saludable.

En el caso de la Comunidad Valenciana, el Gobierno regional está elaborando un decreto ley en virtud del cual los institutos en solo podrá haber máquinas que expendan alimentos saludables, como leche desnatada y semidesnatada, yogures bajos en grasas y sin azúcar añadido, pan integral y fruta fresca.

Y solo podrán ser vendidos otros productos si la porción no supera las 200 kilocalorías y si, de este total, las grasas no exceden el 35 %, han explicado a Efe fuentes del Ejecutivo autonómico.

Los expertos en nutrición destacan la importancia de una alimentación saludable en edades tempranas y recuerdan que en España el exceso de peso infantil supone un problema que ya afecta a más del 40 % de los niños.

Fue en 2011, cuando el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero aprobó la Ley de seguridad alimentaria y nutrición. Una norma que prohibía la venta en colegios de infantil y primaria de alimentos y bebidas con alto contenido en ácidos grasos saturados y trans, sal y azúcares.