La Fiscalía no ve ofensivo el vídeo que la propia Arran hizo para “atentar contra la moral de la Iglesia”

La Fiscalía no ve ofensivo el vídeo que la propia Arran hizo para “atentar contra la moral de la Iglesia”

La Fiscalía de Barcelona no cree que se pretenda ofender con un vídeo, difundido por Arran -las juventudes de la CUP-, en el que aparecen dos mujeres en el camarín de la Virgen de Montserrat besándose apasionadamente. Es más, no lo cree, pese a que los propios responsables de Arran señalaron que lo hacían para “atentar contra la moral De la Iglesia” y “profanar sus símbolos sacros”, en respuesta “a sus constantes ataques a la forma de ser y vivir de las lesbianas”.

Este vídeo, que vulnera el respeto a los sentimientos religiosos de los católicos, fue creado y difundido a través de las redes sociales por miembros del Movimiento Arran (que se definen como movimiento radical independentista y que forma parte de la CUP en Cataluña).

Según el artículo 525 del Código Penal, se sanciona «a quienes hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de los dogmas, creencias, ritos o ceremonias de una confesión religiosa, para ofender los sentimientos de sus miembros».

Pero, según la resolución, «el vídeo denunciado objetivamente es irreverente y ciertamente provocador, siendo comprensible que pueda molestar los sentimientos de algunas personas que profesan la religión católica». Pero añade que, «no obstante, en el contenido del video expuesto públicamente no se efectúa escarnio, ni afrenta, mofa, burla, humillación, ofensa, insulto, injuria o ultraje alguno a los dogmas, creencias, ritos o ceremonias de la Iglesia Católica».

Según las autoras del vídeo, que se hizo público el pasado 26 de abril ‘Día de la visibilidad lésbica’ se pretendía la «visibilización del lesbianismo», aunque el objetivo real era la ofensa a la Madre de Dios y todos los católicos, pues para su visibilización podían haber escogido un lugar no sagrado. La iniciativa llegó justo un día antes de que Cataluña celebrase el día de Montserrat, su patrona.

El colectivo informó en un comunicado que la grabación, que se titula «Les lesbianes també estimem, també follem!» («Las lesbianas también queremos, también follamos») tenía como objetivo «denunciar la misoginia y las lesbofobia de la Iglesia». Por eso, afirmó Arran, ha querido «atentar contra la moral de la Iglesia» y «profanar sus símbolos sacros», en respuesta «a sus constantes ataques a la forma de ser y vivir de las lesbianas».