Google despide al empleado que dijo que hay menos ingenieros mujeres por cuestiones “biológicas”

Google despide al empleado que dijo que hay menos ingenieros mujeres por cuestiones “biológicas”

Google dijo que respetaba la libertad de expresión. Pero no ha sido así cuando el afectado ha sido un empleado que ha osado cargar contra la ideología de género. La osadía del empleado, ya despedido, fue decir que había menos mujeres interesadas en ser analista informático.

Un empleado de la compañía tecnológica ha sido despedido tras escribir un manifiesto interno en el que afirmaba que el escaso porcentaje de mujeres en Silicon Valley responde a razones “biológicas”. Danielle Brown, vicepresidenta de Diversidad en la compañía, que solo lleva en el puesto dos semanas ha tenido que lidiar con una polémica que ha saltado fronteras, aunque no ha sido la única.
El director ejecutivo de Google, Sundar Pichai, ha criticado duramente la opinión de este ingeniero y la compañía ha decidido poner fin a su relación laboral. “Ha violado el código de conducta de la empresa y sus valores básicos”, ha declarado.

El ingeniero en cuestión se llama James Damore y ha confirmado su despido a través de un mail enviado a la agencia Bloomberg. En esta misiva electrónica, el empleado de Google ha asegurado que “está explorando todos los recursos legales posibles”.

Damore criticó a Google por, según él, poner las consideraciones políticas por delante de los intereses de su negocio, ya que trató de contratar a más mujeres para puestos técnicos. Por ello, en un manifiesto interno de 3.500 palabras bajo el nombre de “La caja de resonancia ideológica de Google”, argumentó que “las mujeres son biológicamente más adecuadas para “trabajos en áreas artísticas y sociales” que la ingeniería.

La opinión de este ingeniero ha provocado una avalancha de críticas negativas, aunque el autor asegura que ha recibido mensajes privados de apoyo de colegas que tienen miedo a expresarse públicamente sobre el asunto.

Pichai, director ejecutivo de Google, mandó este lunes un mail interno en el que ponía de manifiesto que “apoya el derecho de los empleados a expresarse” y cree que “muchas de las cosas” de ese escrito “son debatibles, sin importar si la mayoría de los trabajadores estén de acuerdo”. Sin embargo, añade, “decir que un grupo de nuestros colegas tienen rasgos que los hacen biológicamente adecuados para este trabajo es ofensivo y no está bien”.

Un escrito de Damore que ha tenido una repercusión a nivel mundial, sobre todo teniendo en cuenta que Google está en el ojo del huracán en las últimas semanas. El gigante está siendo investigado por el Departamento de Trabajo de EEUU por supuesta discriminación salarial al negarse a revelar los salarios a hombres y mujeres de la compañía.