El Papa pide el cese de la violencia en República Centroafricana y Nigeria

El Papa pide el cese de la violencia en República Centroafricana y Nigeria

El Papa Francisco ha pedido paz. Lo hace tras las continuas escaramuzas entre los séléka, -milicia formada por musulmanes apoyados por mercenarios de los países vecinos-, y los anti-balaka, -milicia opositora compuesta por cristianos y animistas-, que, siempre con la población civil en medio del fuego cruzado, han vuelto ha dejar un rastro de muerte a su paso.

El Santo Padre ha pedido durante la audiencia general de este miércoles que «cese cualquier forma de odio y de violencia y que no se repitan más crímenes tan vergonzosos perpetrados en lugares de culto donde los fieles se reúnen para rezar». Cincuenta personas fueron asesinadas el pasado lunes en la misión de Gambo, muchas de ellas degolladas. En Gambo, en el sur del país, estaban establecidos los séléka a los que expulsaron los antibalaka. Sin embargo, un contingente de la Minusca de soldados egipcios, echó a estos últimos y posibilitó el retorno de los séléka. Estos se dedicaron a sembrar el terror a su regreso.

Así lo informa monseñor Juan José Aguirre. Desde hace más de 35 años vive codo con codo esta situación y el abandono al que están sometidos los centroafricanos ante el olvido del conjunto de la Comunidad Internacional.

El Papa no comparte el olvido ni mucho menos. Y, siendo consciente de los riesgos que implicaba para su seguridad viajar a un país en guerra, decidió hacerlo, sobre todo, para llevar la misericordia e intentar sembrar la semilla de la paz.